top of page

Los cuatro pilares para cultivar una vida con sentido

Para poder conectar con algo mayor que nosotros, debemos disminuir nuestro ego, dar amor, y bondad a los demás.

¿Qué nos motiva a la búsqueda del sentido? ¿a perseguir la felicidad?

Encontrar el sentido de la vida es parte del origen de nuestra humanidad. Lidiamos todo el tiempo con todo tipo de sufrimientos, por lo que la expectativa cultural de la “búsqueda de felicidad” no es normal.


El resultado irónico de la búsqueda constante de la felicidad, evita encontrar la vida plena y con sentido.


El sentido y la felicidad, son buenos, pero diferentes. Muchas corrientes definen la felicidad como un estado emocional. A diferencia del sentido, que es la capacidad de conectar con algo que va más allá de uno mismo. El poder contribuir con algo que permite trascender y dar orden a la vida.


Para dar sentido a la vida, se deben dar 3 condiciones: una vida significativa, con propósito y con coherencia.


Por lo tanto, el foco y significado que cada persona da a su vida, dependerá del objetivo que lo motiva: La búsqueda de felicidad o el sentido.


Las crisis mundiales de guerra y pandemia, llevaron a un significativo aumento de los indicadores de enfermedades mentales, aumentando los índices de depresión y suicidio. Esta crisis en la salud mental ha sido motivada por falta de sentido en la vida de las personas, y no por la falta de felicidad.


Hacer ésta distinción es importante, pues, el vacío del sin sentido, lleva a la infelicidad. La necesidad de dar sentido a la vida es fundamental, pues el sin sentido, lleva al sufrimiento.


Cada día el mundo es más individualista, siendo las fuentes de búsqueda de sentido antiguas, menos relevantes en la vida de las personas. Las comunidades se toman menos en cuenta, el ser humano es cada vez más secular, por lo tanto, encontrar el sentido en nuestras vidas, es lo que las personas sienten que lleva a su felicidad.


Si lo más importante hoy es encontrar sentido, ¿qué es lo que nos lleva a ello?


El anhelo de sentido, lleva a concluir que en nuestra vida deben existir 4 patrones o pilares:


1.- Pertenencia

Valoras lo que el otro es en esencia, y lo podemos cultivar en el momento de conexión e interacción con otros. Sentirse importantes y valorado.


2.- Propósito

Componente del sentido que nos guía hacia el futuro, da objetivo y orienta. Ir más allá de los objetivos individuales.


3.- Trascendencia

Sentir que estamos conectados a algo superior, más grande, que nos inspira y hace sentir conectados.


4.- Narrativa

La historia que nos contamos, lo que nos decimos. Lo que cada uno sabe, conoce y es consciente en su vida. Si la historia que nos contamos no nos permite avanzar, podemos modificar esa historia, ir hacia adelante.


No hace falta encontrar los 4 pilares presentes en la vida, sin embargo, cuánto más pilares presentes se tienen en la vida, más herramientas de apoyo, y sentido tendremos presente. La forma como enfrentamos nuestras dificultades, dependerá de la forma o foco en los pilares presentes en nuestra vida.


Hoy, es muy importante y trascendental que en los centros educativos esté presente el análisis del sentido y propósito, pues son espacios donde los alumnos aprenden y reflexionan respecto a sus vidas.


El acto de unificar las experiencias que vivimos, nos lleva a pensar y dar sentido a nuestras vidas. La narrativa que utilizamos, las historias como contamos nuestras historias, intervienen en el sentido que damos a nuestras vidas.


Los seres humanos tenemos sesgos negativos, que ocupan más espacio y tiempo en nuestro diario vivir, por lo que la intensidad de lo negativo, esta siempre influenciado por el foco que ponemos en esos aspectos.


Debemos dar espacio a la búsqueda de sentido, pues se ha transformado hoy en un factor clave en nuestras vidas.







145 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page