top of page

Edadismo versus un mundo para todas las edades


El año recién pasado cuando realicé un diplomado laboral, tuve la oportunidad de conocer a muchas personas de todo el país confirmando, una vez más, lo interesante que resulta conocer y compartir nuestras experiencias en este tipo de instancias. Una de estas personas nos habló del “edadismo” y no sé a cuantos más les habrá hecho tanto sentido como a mí y tampoco sé si es por la etapa de la vida en la que me encuentro, o porque simplemente creo que es momento de abrir todos los espacios necesarios para esta conversación, porque este dialogo permanente y abierto puede ayudar a derribar mitos, estereotipos que se han interiorizado a lo largo de nuestra vida, y comprender que acabar con la discriminación requiere de una acción colectiva.


¿Y que es el edadismo? Es la palabra que se usa para hablar de estereotipos, prejuicios y la discriminación contra nosotros mismos u otras personas, “en función de la edad”, por lo mismo está presente en nuestra forma de pensar, sentir y actuar, de manera consciente o inconsciente, es más, está presente en todas partes; en nuestras instituciones, nuestras relaciones y en nosotros mismos…por lo que es sin duda, un tema muy importante y cultural. Por ejemplo, estudios revelan que la mitad de la población mundial es edadista contra las personas mayores mientras que en Europa el problema está más enfocado contra los jóvenes.


El edadismo es dañino, nos perjudica individual y colectivamente, afectando la salud y bienestar de las personas, asociándose incluso a una reducción en la esperanza de vida, sin considerar el alto costo social y económico que esto conlleva.


En el ámbito laboral, esta condición dificulta la entrada de los jóvenes en el mercado laboral y hace más compleja la continuidad laboral de los mayores, al ser vistos como menos productivos o más resistentes al cambio, mientras que los jóvenes pueden ser percibidos como inexpertos o incapaces de tomar decisiones autónomas.


La buena noticia es que el edadismo puede y debe combatirse por muchas razones, los jóvenes se están tardando cada vez más en traer nuevas generaciones mientras que los mayores están viviendo un poco más, necesitan mantenerse saludables y activos económicamente.


Erradicar el edadismo es una tarea colectiva y existen al menos 3 focos en los cuales deberíamos centrarnos:

  1. La política y legislación que proteja los derechos humanos y aborde la discriminación.

  2. Las actividades educativas para transmitir conocimientos y competencias que promuevan la empatía.

  3. Las intervenciones intergeneracionales para conectar a las personas de distintas generaciones.

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page