top of page

Liderar con el Corazón

Las últimas semanas, la vida, me ha estado mostrando lo frágil que es y lo rápido que pasa y cómo en un segundo te puede cambiar en infinitas formas y sin previo aviso…esto solo es una reflexión antes de terminar el año…disfrutemos el momento presente y abracemos fuerte a quienes queremos.



Pasando a los temas de liderazgo que siempre nos acompañan en esta columna, quisiera decirles que deseo seguir siendo una líder que no compite, que está lejos de ser fría, que tiene un corazón que vibra y que tiene sangre en las venas.


Preocupada por distintas situaciones estuve conversando con otro líder de MIS preocupaciones (válidas preocupaciones) y me miraba con una cara de pregunta profunda y desorbitados ojos, de no entender por qué me importan tanto las personas…”da igual Sara”, “estás ansiosa Sara”, las personas se recomponen, tienen que aprender, tienen que crecer….todo se supera con el tiempo.


“Ansiosa” me dijo “reconócelo!” …ansiosa por preguntar 🙄…(no sé a que hombre le dicen ansioso por preguntar) aparte lo soy, tengo trastorno ansioso diagnosticado, correctamente medicado, muy trabajado y mentalmente aceptado….sin embargo estas palabras de ansiosa, de por qué te preocupan tanto las personas, de las personas pasan, me hizo recordar que hay muchos líderes que endurecen su corazón para no sufrir y dejan de importarles las personas y las ven como recursos, no más que eso. Yo me niego a ser de esas líderes, yo me niego a dejar de sentir porque dejar de sentir me va a hacer perder oportunidades maravillosas de justamente eso, de sentir, de vibrar, de conocer y de entender. Usted no se imagina las conversaciones preciosas que he tenido este tiempo producto de diferentes situaciones donde he conocido a las personas y no “recursos”. Si yo como líder dejara de sentir, dejaría de tener estas conversaciones, dejaría de conocer y me perdería un montón de oportunidades de yo misma sentir, de sentir afecto, de sentir emoción, de vibrar y cuán importante es que un líder ¡vibre!, que un líder sienta que está haciendo lo correcto porque no sólo trabaja por objetivo, sino que también trabaja por y con las personas.


Por eso hoy, mirando el atardecer, sintiéndome muy cansada ya a estas alturas del año porque el 2023 nos está viniendo encima de una forma muy acelerada y nos está dejando atrás, decido y me niego a dejar de sentir…quiero seguir siendo una líder que siente, que proyecta corazón, que se cae, que se muestra vulnerable y que se preocupa de las personas. Sí, tal vez me preocupo un poco más de lo que debería, pero es algo que constantemente estoy trabajando, pero me encanta sentir, me niego y no pienso ser una líder fría, me niego a sólo tomar decisiones con la cabeza, creo que hay que buscar un ajuste razonable entre lo que dice la cabeza y tu corazón. Por cierto, muchas veces tu estómago, pero no pienso y me prohíbo ser una líder sin corazón y sin poner a las personas al centro …no quiero ser una jefa, quiero ser una líder.


Pd: no trate a su equipo de ansioso o ansiosa…responda sus preguntas respetuosamente y amablemente…la ansiedad es una emoción, un trastorno…un líder que no hace preguntas, honestamente, más que un líder, debe ser un “yes man” y por lo menos, en mi humilde opinión, eso quita un mundo de posibilidades. Be nice to others, please…

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page